sábado, 23 de agosto de 2014

Un poco de historia Pokémon


Pokémon, abreviación de Pocket Monsters (Monstruos de bolsillo), es hoy en día una franquicia de la casa japonesa Nintendo. A pesar de que mucha gente tiene la equivocada creencia de que Pokémon empezó siendo un anime, en realidad nació siendo un videojuego para Game Boy.

Satoshi Tajiri

Satoshi Tajiri, el creador de Pokémon, siempre había sido aficionado a hacer colecciones de insectos; este hecho, como quizás ya ha notado alguien, fue fundamental a la hora de inspirar al creador. Cuando todavía era joven, Tajiri se trasladó a Tokyo para estudiar y cumplir los designios de su padre, que quería que fuera ingeniero. Pero Tajiri no mostró nunca interés por estudiar y prefería dedicar su tiempo a los pasatiempos, sobre todo videojuegos. Pronto se convirtió en jugador de prueba para revistas especializadas; mientras ejercía esta profesión conoció a Ken Sugimori, con el cual entabló una fuerte amistad. El 1982 fundaron, los dos juntos, la revista Game Freak, orientada al mundo de los videojuegos. Debido al reciente éxito de la NES (Nintendo Entertainment System), Tajiri decidió convertir Game Freak en una compañía y crear algún videojuego innovador para esta consola. El 1989 nos llegó de sus manos un rompecabezas llamado Mendel Palace, el cual tuvo bastante éxito.


Números de la revista Game Freak

El año siguiente, Tajiri y Sugimori habían decidido realizar un juego para la famosa Game Boy. Tajiri se inspiró básicamente en dos cosas. La primera fue su pasión por coleccionar insectos. Él mismo declaró, refiriéndose a Pokémon:

“Cuando era pequeño, quería ser entomólogo. Cada nuevo insecto era un misterio. Y siempre iba busca de más y más a diferentes ríos, pantanos y bosques. Esta es una manera de permitir a los niños coleccionar insectos y otras criaturas.”

También hay que destacar la idea de la metamorfosis, en lo que basó el hecho de que los Pokémon se transformaran llegados a cierto punto. El otro suceso, que lo inspiró en la idea de intercambiar los monstruos de una consola a otra, fue cuando vio a dos niños jugando con sus Game Boy conectadas mediante el Cable Link. Entonces, Tajiri pensó en crear un juego donde el jugador pudiera coleccionar monstruos, luchar con ellos e intercambiarlos con otros jugadores.

El proyecto fue enviado a Nintendo, una de las empresas de videojuegos más importantes a nivel internacional (que, como curiosidad, empezó haciendo un juego japonés de naipes). Tajiri era quien sostenía la idea, Sugimori se encargaba del diseño de los personajes y de los monstruos y Shigeru Miyamoto (creador de Mario Bros) hizo de asesor para mejorar algunas facetas del juego. El desarrollo del juego tardó cinco años. En 1996, Pocket Monsters Rojo y Pocket Monsters Verde se lanzaron en Japón. En realidad eran dos ediciones del mismo juego; la única diferencia es que en cada edición había ciertos monstruos exclusivos que no encontrabas en el otro (para reforzar la idea del intercambio).

Portadas de las primeras ediciones de Pocket Monsters

Primeramente, el juego no tuvo mucho éxito, pero después de un año ya se habían vendido más de un millón de copias. Cuando Nintendo se dio cuenta, decidió comercializar el juego en el mercado occidental, donde aparecieron las versiones Pokémon Rojo y Pokémon Azul (tuvieron que cambiar el nombre y hacer esta abreviación porque existía otro juego llamado Monster in my pocket). Llegaron a las dos cientas mil copias  vendidas la primera semana.

Bien pronto, la fiebre Pokémon empezó a proliferar y apareció todo tipo de merchandising, una serie de televisión, cómics, un juego de cartas, etc. Pokémon, además, fue la salvadora de la casa Nintendo, que en aquellos momentos se encontraba sumida en una crisis económica. Desde entonces, Pokémon ha sido uno de los productos estrella de Nintendo, y se han lanzado videojuegos para casi todas sus consolas, tanto portátiles como de sobremesa.

Generaciones de las portátiles Nintendo

1 comentario:

  1. me encanta pokemon, e crecido con ellos y aun los sigo con 22 tacos

    ResponderEliminar